Voy a ser comunicador Social” dijiste, y todos se dieron vuelta para preguntarte “¿Qué es eso?”.

 

Muy pocos saben con certeza lo que hacemos, porque para saber primero hay que hacer. Todos tienen una idea de lo que puede llegar a ser: ¿Periodismo? ¿Radio? ¿Diseño gráfico? ¿Investigación? Más bien TODO eso, mucho más que eso.

 

Comunicación es un concepto que abarca varias ramas, y la carrera hace precisamente eso, reunir todas las ramas mediante las cuales se pueda hacer Comunicación. La Comunicación está presente en cada rincón de nuestra vida. Está tan imbricada en nuestra cotidianeidad que se hace imposible no pensar en estudiarla. Estudiar en profundidad, conocer todo, porque si la PARTE es valiosa, es más valiosa cuando se pone en relación con el TODO.

 

“¿Y se puede vivir de eso?” es la pregunta fatídica que derrumba toda ilusión de estudiar y vivir de lo que se ama. Afortunadamente eso no ocurre en personas que están seguras de que la comunicación puede cambiar una vida, una sociedad, un mundo.

 

 El mundo es comunicación, en una era que destaca por medios, imágenes, ideologías, ¿Acaso no es lo suficientemente importante saber que ocurre por encima de nuestras cabezas?

 

Cada uno de los años que pasas en la carrera son maravillosos, tal vez duros, al principio algo que parece no ser lo que buscabas, pero al final vas a entender que todo valió la pena y nada hubiera sido lo mismo.

 

Con el correr de los años empezarás a ver cosas que los demás no. Y es precisamente para eso que estamos entrenados los comunicadores: Para ver más allá.