Activismo gordo

El activismo gordo es un movimiento impulsado por personas gordas y el objetivo es rebelarse en contra de los cánones establecidos. Es una de las tantas partes que componen el activismo de la diversidad corporal.

La disidencia gorda surgió a finales de la década de 1960 en Estados Unidos, vinculada a los movimientos feministas, con severos cuestionamientos a los estereotipos negativos asociados a los gordos.

Desde hace unos años, en la Argentina, el activismo gordo está desarrollando sus propias estrategias y posturas. Aunque a nivel local esta militancia es más incipiente, viene ganando fuerza como un movimiento que se expresa en talleres, encuentros, clubes, fanzines, blogs, ferias y libros. Suele aliarse con otros colectivos disidentes, aunque también está tomando impulso en algunos ámbitos académicos.

El movimiento desafía paradigmas estéticos, de salud y de género, interviniendo desde la filosofía, las ciencias sociales y el arte. Transformar el lenguaje con que nos referimos a estas problemáticas es central desde el punto de vista que sostienen. Por esta razón, un rasgo clave es la apropiación que realizan del insulto que puede implicar “gorda/o”, la transformación de la injuria en arma y la utilización del término “gordx” como forma de empoderamiento y transformación de la herida en grito de rebelión.

Algunos referentes argentinos del activismo gordo son: Señorita Bimbo, Lux Moreno, Nicolás Cuello, Laura Contrera, entre otrxs.

A continuación adjuntamos algunas notas referidas al activismo gordo.

Entrevista con Lux Moreno

“Dentro del movimiento de mujeres y de la diversidad sexual hay todavía discriminación sobre la diversidad corporal”

“El problema es que hay normas que derivan en jerarquías corporales, ¿qué hacemos con eso?”, disparó la filósofa Lux Moreno. ¿Qué es el activismo gordo, cuándo llegó a nuestro país y cómo se vincula con el movimiento feminista?

Carnes que desbordan: el activismo gordx

La discusión en torno a la legalidad del aborto ha expuesto y ha dotado de una mayor visibilidad a los colectivos de la diversidad corporal. Entre ellos tenemos al activismo trans, los movimientos intersex, las agrupaciones de personas diversos funcionales y al activismo gordx. Este último ha adquirido notable visibilidad a partir de la denuncia pública hacia ciertos sectores de la sociedad que promueven estereotipos corporales centrados en la delgadez, belleza y juventud.

Revista Anfibia

La revolución de la gordura

Machista o no, existe una presión social explicita acerca de lo que una persona gorda debe sentir acerca de su cuerpo, el cual, según dicha imposición, tiene que despreciarse. Pero ¿qué pasa cuando poco a poco las mujeres gordas comienzan a desafiar tal deber? Generan miedo.

Página web creada para la cátedra Multimedia, de la carrera Comunicación Social

Universidad Nacional de Río Cuarto.

© Todos los derechos reservados
Año 2019

Pin It on Pinterest

Share This