Libres de crueldad animal










Libres de
crueldad
animal

UNA SOCIEDAD SIN CRUELDAD  

Ser parte de una cultura sin crueldad incluye tomar decisiones acerca de la ropa que usas y los productos que consumes diariamente. Puede hacer una gran diferencia para los animales simplemente al cambiar la marca de shampoo, escoger un desodorante nuevo o elegir materiales sintéticos en lugar de aquellos hechos de piel o seda.

Historia de la experimentación en animales

Los inicios de una practica nefasta 

El uso de animales como sustitutos del cuerpo humano en la investigación tiene una larga historia. Mientras que Aristóteles (siglo IV a.e.c.) probablemente solo diseccionara animales muertos, los médicos alejandrinos (siglo III a.e.c.) y el romano Galeno (siglo II e.c.) hicieron experimentos tanto con animales vivos como muertos. Leer mas…

Volviendo a lo
natural

Ines Cantaruti, es terapeuta floral y por su estrecha relación con la naturaleza destaca la importancia de volver a lo natural, de elegir cosméticos y productos que sean amigables con la naturaleza vegetal y animal.

Antes de que un producto cosmético o de belleza esté disponible para el uso humano, debe pasar por una serie de procesos, entre ellos, la evaluación de la seguridad de los componentes y/o producto final. Esto es para garantizar que no representará un riesgo para la salud humana. Para comprobar esta seguridad se realizan experimentos en animales como redores, conejos, cobayos y otros animales.

La historia de la experimentación con animales se remonta a los escritos de los griegos en los siglos 4 y 3 antes de Cristo, Estando entre los primeros en realizar experimentos en animales vivos Aristóteles (384-322 aC) y Erasistrato (304-258 aC).1 Galeno, médico romano del siglo II, disecaba a cerdos y cabras vivas, por lo que es conocido como el «padre de la vivisección

La experimentación en animales para la industria cosmética se considera una de las formas más crueles de explotación animal. Los animales, principalmente conejos y cobayos, son sometidos a pruebas extremadamente dolorosas, estresantes e invasivas, totalmente innecesarias, ya que en la actualidad existen diversas alternativas y tecnología que no requieren el uso de animales.

Una de las pruebas más comunes es el test de Draize, el cual se realiza desde hace más de 45 años. Consiste en aplicar a los animales (regularmente conejos), las sustancias a testear directamente en los ojos por siete días. Muchos de ellos quedan ciegos luego de estas pruebas, y al finalizar los estudios todos son sacrificados.  LEER MAS…

ELEGÍ SIN CRUELDAD ANIMAL​

¡Seguinos es nuestras redes!

Libres de crueldad animal por María Sol Vega
Catedra: Multimedia – Departamento de Comunicación 
UNRC – 2019

 

Pin It on Pinterest

Share This