¿Qué es ser mujer en Argentina?, ¿como configura nuestra identidad la menstruación? .La pregunta resuena en cada conversación. La revolución de las mujeres logró correr el eje de mujer igual a madre e instaló nuevos paradigmas relacionados con la mujer en el siglo XXI.

La menstruación y la anticoncepción femenina siempre fueron tabúes sociales. La mujer históricamente fue considerada el sexo débil. El periodo no es la excepción. Nuestro ciclo es sinónimo de debilidad, no es considerado como una experiencia política que permita a las mujeres u otros cuerpos menstruantes apropiarse del mismo como herramienta de identidad sino que es considerado desagradable y ejemplo de nuestra debilidad.

La presencia o ausencia del ciclo constituye la identidad de las mujeres, pero en la actualidad, esa construcción simbólica y cultural comienza a modificarse.

Erika Irusta, pedagoga menstrual, critica las significaciones asociadas a la menstruación e intenta redefinir la relación entre menstruación, maternidad y mujer. La autora, define al periodo menstrual como una experiencia cultural y política. 

Explica que, la menstruación no es lo que nos constituye como mujeres, ya que hay cuerpos menstruantes que no se identifican con el género, como también mujeres con ausencia del periodo, y no por eso hecho son “menos mujeres” que el resto.

 

Resignificar el periodo, la ausencia de él, las maneras de experimentar el hecho biológico, la maternidad, son los objetivos de este espacio. Nuestro objetivo es construir un espacio que brinde información para el empoderamiento femenino que facilite habitar nuestros cuerpos de manera contrahegemónica, entendiendo que la maternidad es también una construcción social, igual que los significados que rondan alrededor de la menstruación, su ausencia, su presencia y como eso constituye la figura femenina.

Este espacio de información, puede ser entendido dentro del concepto de ciberfeminismo brindado por la cátedra, que plantea que las redes de internet pueden ser una herramienta de lucha feminista y de desarrollo de nuevas redes de intercambio de información para hacerle frente a los mitos o tabúes que oprimen sistemáticamente a las mujeres y disidencias. En los últimos años, las mujeres buscamos nuevos sitios o plataformas para debatir y actuar. Internet brindó por la oportunidad de unir feminismo y redes, ya que estas redes no conocen de géneros, y cada une tiene la oportunidad de generar contenido y acceder a él,. Por lo tanto, en la actualidad, tenemos una suerte de cibermilitancia feminista. Los portales, las redes sociales, son espacios de consulta de información, contención, recursos para acceder a abortos seguros, etc. manejados por mujeres y para otras mujeres.

 

Quienes somos

Somos un grupo de mujeres, estudiantes y militantes feministas que a través de este espacio, buscamos recopilar información para desmitificar la sangre de nuestro ciclo menstrual. Entendemos la menstruación como acto político, y como tal, es necesario un conocimiento colectivo para dar batalla y ser dueñxs de nuestro periodo.  

Salud menstrual 

Salud Menstrual

El Manejo de Higiene Mnestrual significa que “Mujeres, niñas y adolescentes usan un material limpio para manejar su higiene durante la menstruación, pueden cambiarlo en privacidad, con la frecuencia necesaria, acceden y usan agua y jabón para el lavado del cuerpo como sea necesario, y tienen acceso a instalaciones seguras y convenientes para deshacerse de la basura de manera discreta y digna. Adicionalmente entienden los hechos básicos relacionados con el ciclo menstrual y cómo manejarlo con dignidad y sin incomodidad, miedo o vergüenza”.

MenstruAcción

Qué es Economía Feminista, que busca la campaña MenstruAcción y cuales son los principales reclamos y menstruación en números.

Mitos de la sangre

La pedagoga menstrual Erika Irusta enumera 5 mitos comunes asociados al periodo y los derriba para acabar con el tabú de la menstruación. 

La menstruación es un hecho biológico, pero nada tiene que ver con los géneros, que son construcciones sociales y culturales asociada a roles y características emocionales, psicológicas y afectivas. 

Por ejemplo, un hombre trans es un cuerpo menstruante y una mujer trans no tiene la capacidad de menstruar, y sin embargo, sigue identificándose como mujer. 

La menstruación no debe ser dolorosa. Si es así, de manera frecuente, implica que hay alguna variable interfiriendo.

El dolor puede deberse a la alimentación, estrés, desajustes químicos, etc. Sin embargo, este dolor no es investigado porque el tabú de “la menstruación duele” esta suficientemente instalado para no prestar atención. 

Nuestro ciclo menstrual no es un impedimento y el ciclo no condiciona nuestra actividad diaria. Relacionar la histeria con la menstruación  es misogino y patriarcal. 

Comprar "Yo menstrúo, un manifiesto" de Erika Irusta.

Pin It on Pinterest

Share This